La solución

A través de la semilla como nexo de unión y solución integral a los problemas de contaminación y sostenibilidad de la agricultura, LIFE-SEED CAPITAL pretende presentar fórmulas de ahorro energético y reducción de emisiones de gases con efecto invernadero, utilizando el 100% de dicha semilla (recuperando la torta residual generada y utilizándola para reducir las emisiones de metano), sin que ello suponga la creación de un conflicto entre la producción de biocombustibles y la alimentación humana.

El proyecto liderado por Neiker aporta la experiencia de los diferentes participantes:

Neiker como centro especializado en la mejora de la competitividad y productividad de los sistemas de producción agraria y CEMITEC como centro multidisciplinar de tecnología para la industria especializado en mecánica y materiales.

La solución

Dentro de los biocombustibles los aceites vegetales puros son una opción interesante porque se pueden obtener a nivel de explotación y utilizarlo directamente en la maquinaria agrícola. El aceite se puede obtener mecánicamente obteniendo por un lado aceite y por otro un residuo sólido. Existen estudios en los que se demuestra que la utilización de aceite de colza como combustible permite reducciones del 57% en las emisiones de gases con efecto invernadero.

Además, el residuo sólido se puede utilizar en la formulación de concentrados utilizados en la alimentación de rumiantes. Este enfoque permitiría reducir las emisiones de metano producidas durante el proceso fermentativo ya que por cada unidad porcentual de inclusión de grasa en la dieta, las emisiones de metano se reducen un 5,6%. Por lo tanto, una forma de acercarnos a los objetivos propuestos por la UE, sería utilizar el aceite de colza mezclado con diesel como combustible en maquinaria agrícola, y la torta de colza en la formulación de concentrados para rumiantes.